jueves, 8 de octubre de 2009

Sin permiso


Sin tu permiso invado, amor, la noche
besándote entre sábanas de seda,
párpados en sueños, tu boca queda
con el dulce sabor sin un reproche.

Sin tu permiso regalo mi derroche
amándote detrás de la arboleda
y sigo, paso a paso, tu vereda
inventando de tu alma el desabroche.

De tus ojos no aguardo la mirada,
ni del perfumado pañuelo espero
secar mis lágrimas de madrugada.

Mas de los adentros, el yo más fiero
se quema silencioso en llamarada,
que así te quiero, amor, asi te quiero.

Fernando©

1 comentario:

  1. No hay amor más doliente que el que siente y calla.
    Besitos

    ResponderEliminar